Gastronomía Maya


Gastronomía Maya

Los mayas no conocían el trigo, la base de su alimentación era el maíz. El trigo fue traído por los exploradores y conquistadores españoles e intentaron aclimatarlo a la Península, mas no lo consiguieron, a pesar de sus ensayos y experiencias a causa del excesivo calor.

Por ese motivo, los españoles se aficionaron al pan de maíz y, en general, a los alimentos de los indios. Como éstos, comieron con gusto el frijol, con el que elaboraron un potaje con carne de cerdo, al que llamaron "frijol con puerco"; así como otros variados platillos. Aprendieron a comer chile. Con la chaya (chay) hacían una especie de tamales a los que les añadían pepita de calabaza molida y salsa de tomates. Comían calabazas de la tierra y aprovechaban su semilla como almendra para confeccionar guisos y dulces. Comían también camotes, especie de patata dulce con los que fabricaban dulces y pastas. La jícama, raíz tuberosa, la comían como fruta.

Algunos platillos típicos yucatecos son: Puchero, Relleno blanco, Papak-tsul, Escabeche negro de Valladolid, Salpimentado, Cochinita pibil, Tamales de pollo o de gallina, Relleno negro, Salbutes, Pescado en Tikin-Xic, Sopa de lima, Poc chuc, Mucbipollo - Pib, Panuchos, Huevos motuleños, Frijol con puerco, Queso Relleno, Longaniza de Valladolid

Siendo tan escaso el trigo, el pan solo se elaboraba en los conventos. Entre los frailes, nunca faltaron expertos cocineros y reposteros que no solo confeccionaban las comidas cotidianas, sino también panes, tortas, pasteles y dulces que servían de postre a sus comidas. Entre los frailes se generalizó también, el uso del cacao molido, con el que confeccionaban el chocolate: una bebida espumosa y aromática.

Los primeros profesores en repostería fueron las monjas concepcionistas que establecieron su convento en Mérida en 1596, y que enseñaban también a sus educandas labores de aguja, bordados, tejidos, repostería y dulces. Del convento salían expertas maestras en la confección de la dulcería criolla. Llevaron a sus hogares ese exquisito arte y establecieron después de la extinción del convento de concepcionistas en 1867, pequeñas industrias con que se ganaban la vida.

Algunos dulces típicos yucatecos son: El mazapán de almendras, las bolas de huevo, los zapotitos, el alfeñique, las bizcotelas y roscas nevadas, los dulces de anís, el dulce de coco seco, el dulce seco de pepita y el de cacahuate, la pasta de guayaba y la de guanábana, dulces de almíbar.

Después de la Conquista los españoles trajeron del áfrica la caña de azúcar, originaria de la India y se fueron estableciendo plantaciones de caña en el sur y oriente, donde los terrenos eran más fértiles, surgiendo la elaboración del azúcar y el alcohol o ron de caña. Con lento proceso se han ido fabricando otras bebidas alcohólicas. En Valladolid se destila el ron de caña; y con la miel que liban las abejas de la flor de una enredadera llamada Xtabentún se destila en un alambique, con anís en grano, un licor transparente y finísimo semejante al anisete que es dulce y sabroso. También se fabrica una mistela con esa yerba aromática llamada de yerbabuena o verdín. Y además, la mistela de naranja, con cáscara de naranja y anís.

Existe una destilería de licor de henequén en Izamal, localizada en el camino de Izamal Tecoh, prolongación calle 42 sur.

Reservar ahora arrow-up-icon
Booking.com

Derechos reservados 2019

www.izamal.com